miércoles, 28 de septiembre de 2011

Poniendo las cartas sobre la mesa

Vi la hora. Tres y media. Tomé mi mochila, me acerqué al director, aprovechando la pausa entre piezas y le avisé.

-Disculpe, tengo que irme.

-¿Ya? -inquirió- ¿Y la siguiente canción? ¿La toca Lorena?

-Sí, las últimas dos las toca ella.

-Bueno, mija, entonces nos veremos mañana, ya lista para irnos -alzó la voz y anunció para todos- Acuérdense de que el camión llega a las diez de la mañana, y tienen que estar aquí. También a las muchachas, a ver si nos ayudan haciendo unos sándwiches para comer en el camino.

¿Perdón, qué? ¿Por qué le pide eso a "las muchachas"? Son sándwiches, por el amor de Dios, una gallina puede hacer sándwiches (*). Entendería que pidiera que nos dividiéramos las tareas, o que fueran platillos complicados, pero, no diga usted pavadas.

El director volteó a verme.

-A ver si pueden ayudarle a la maestra Susy a hacerlos, como unos cuarenta sandwiches para todo el ensamble.

¿Si sabe que somos como cuatro mujeres en un ensamble de alrededor de catorce personas, verdad? ¿Si sabe que el hecho de asumir que sólo las mujeres pueden hacer trabajo de cocina es sexista y discriminatorio no sólo hacia las mujeres sino hacia los hombres, suponiendo que no pueden?

Cualquiera que me conociera bien hubiera visto en mi cara la incredulidad, el sarcasmo y la negatoria a su petición en cuanto dijo eso.

-¿Sí? -me preguntó directamente.

Sé que no lo hace por mala persona, sé que es su manera de pensar, hogareña y a la antigua, pero, lo siento, no, ¿quién le dijo que yo sabía cocinar, eh? ¿que no sabe usted que en realidad hombres en este ensamble que saben hacer mejor comida que la mía?

Le sonreí y sin decir nada evadí la pregunta con otra y luego me fui.

Normalmente me hubiera ofrecido sin chistar, porque me encanta ayudar, pero también soy bien mula muy obstinada y aunque sé que sería una pérdida de tiempo (no porque no se disculpe el director, sino porque no hubo realmente ninguna ofensa) hacérselo saber, así que pienso no ir.

Comencé a pensar al respecto. No pienso cocinar por ser mujer, sino porque me guste, quiera o necesite (bien, bien, más de la última que de otra cosa), y aunque de buenas a primeras piense "no le voy a cocinar a mi marido/a", la verdad es que, si me pienso a mí misma amando a alguien lo suficiente como para querer vivir mi vida a su lado en una unión mayor, muy probablemente me vaya a gustar hacerlo: cocinar para la persona a la que amo. "Quizás eso es lo que hacen las mujeres casadas" pensé, pero mi mente también revisó el escenario "todo lo que me resta de vida" y encontré muchísimos huecos en los que ordenaría pizza, querría que alguien más cocinara o comiera en otro lado, así pues, decidí repartir las tareas.

Tu, mi querida persona: te amo, es por eso que escogí estar a tu lado, y es porque te quiero, y a mí también, que cocino por gusto, y espero que tu también. Y si alguna vez no coincidimos, ordenaremos comida a domicilio.

Es el futuro que te ofrezco.

(*) No es cierto.

Real Men know how to bake:
Parte de mi filosofía de vida.

3 comentarios:

  1. Tu plan de alimentación, es completamente igual al mío.... lástima que nadie me ame ahora.

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasó que mis amigas no creían que mi papá es el que cocina en la casa los días de semana. No sé porque les resulta tan raro. O sea, a esa hora mi mamá trabaja así que es común que él cocine. Además cocina de rico!! *¬* Jaja Es re loco, porque la gente siemrpe tiende a pensar que la mujer cocina mejor que el hombre y por ahí ni ahí xD O sea, nada que ver. Hay en el mundo mujeres que cocinan horrible y que no les justa hacerlo y también hay hombres que hacen platillos exquisitos y disfrutan haciendolos. A ver si abrimos un poco nuestras mentes y aceptamos que los hombres también pueden cocinar y que hay casos en los que lo hacen igual o mejor que una mujer!
    Por cierto, me encanta tu plan de alimentación. Si por esas vuletas de la vida me llego a casar, creoq ue haría lo mismo (Yesoq ue me encanta cocinar!) Es que no sé, ahora que vivo (Casi) sola, tener que pensar todos los días en que comer es cansador! Llega un momento en que sólo querés pedir una pizza y fue! xD jaja

    ResponderEliminar
  3. Tienes un premio en mi blog =)
    Cuídate mucho n.n

    ResponderEliminar