domingo, 23 de marzo de 2014

Hablar con la gente IV


Buscaba en el agujero negro de mi bolsa monedas suficientes para pagar un té Arizona. Conté moneda a moneda hasta completar once pesos: le dije adiós a mi último circulito con un cinco grabado y guardé toda la morralla que quedaba.
Un chico que iba caminando a mi lado desde hacía una cuadra me detuvo al girar en una esquina.
-¡Oye! ¡Se te cayó esto! -dijo, entregándome cinco pesos.
Estaba casi segura de que en mi cartera sólo había cincuentascentavos, unpesos y dospesos, pero también reconocía haber maniobrado mucho con la bolsa.
Apelé a su buena fe y aunque tenía mis dudas tomé el dinero, miré su rostro y le sonreí.
-Gracias. -di una pequeña reverencia con la cabeza y mientras volteaba escuché que me volvía a hablar.
-¡Ah! Bueno, no quería quedarme con las ganas de preguntarte, y... ¿cuál es tu nombre?
Yo sabía que no traía cinco pesos, pero si estaba dispuesto a gastar dinero en detenerme en la calle para hablar, merecía saber mi nombre.
"Ah... Mi nombre vale cinco pesos" pensé mientras me iba.


La moda del grupo son los catorce años, variando con una chica de doce, su hermano de dieciocho y en una orilla aparte un pan duro de veintidós.
La lección hablaba sobre términos referentes a los estados civiles en francés, con datos sobre el número de personas que se casaba, divorciaba, o vivía en unión libre. En una esquina de la página estaba una caricatura de una pareja saliendo de la iglesia y niños arrojando arroz sobre la pareja y una olla sobre la cabeza de la novia, se leía a una mujer diciendo "Je leur ai dit de jeter le riz crue, pas la casserole!"
Uno de los chicos de catorce, siempre hablador, lleno de la ocurrencia propia de su pubertad, preguntó.
-Maestra ¿qué es "riz crue"?
-Oh, Santiago, eso significa "arroz crudo".
La chica de doce se exaltó.
-¿Y para qué quieren arroz crudo en una boda?
-¿Pero qué tradiciones son esas? Franceses locos -continuó Santiago.
-No es cosa de los franceses, Santiago, aquí también se hace, o bueno, se hacía, aventar arroz a la pareja saliendo de la iglesia como símbolo de prosperidad.
-¿Qué? -dijeron ambos, con expresión de no poder haber escuchado una cosa más ilógica.
Me reí.
-Oh, vamos ¿que no fuiste a una boda en los noventa?
-Pues no, considerando que nací en el '99.
Me quedé boquiabierta un momento.
Chingado, ¿qué pasó en el mundo que tú y yo estamos tan lejos en una cosa tan común?


Le contaba a Mary mis penas del dinero que se iba en fugas de agua y cuentas qué pagar. La angustia que da saber que tienes el dinero contado, que más te vale no necesitar nada después porque ese dinero se irá y habrá que esperar pacientemente hasta volver a tenerlo y no sangrar de ningún lado que necesite más.
-Hice los pagos en varias partes porque me duele muchísimo el codo pagar todo de una sola vez, al menos así me engaño dándolo en partes y no sufriendo dejando de tener dinero de repente. Ya sabes, aproximaciones sucesivas.
-Pero igual tienes que darlo todo. Por ejemplo, si vas al oxxo y pagas la luz, ahí mismo podrías poner saldo y pagar el agua, pero al no hacerlo ahora hasta pierdes tiempo, pudiendo haberlo hecho todo junto.
-Anda, sí, de hecho justo eso me pasó...
-José Luis me dice "¿y para que te aferras a ese dinero? Ese dinero ya tiene dueño, ya es de otra persona: sólo lo estás reteniendo" Y creo que tiene razón.


-Vamos a leer sobre los tipos de composiciones familiares en Francia -explicaba la maestra- y vamos a discutir las diferencias o similitudes con las de México ¿sí?
Sin mucho entusiasmo los chicos asienten y escuchan los datos de la lectura. El texto habla sobre la costumbre de que la mujer lleve el apellido de su marido en un matrimonio heterosexual.
-¿Eso también pasa en México? -pregunta la docente.
-No.
-Así es, aquí se usa el apellido de soltera más un "de" y el apellido del esposo, aunque sólo en los documentos oficiales.
Una masilla cuadrada de pan se queja.
-¿En los documentos oficiales el nombre cambia por el de casado?
-Sí, en el acta de matrimonio y de ahí en delante todo lo que quieras hacer con esa acta es "de alguien".
La cara de asco fue imborrable.
-¿Pero cuál es problema que te parece tan inconcebible?
-El sólo hecho de que en un documento oficial tu nombre tenga sentido de pertenencia a alguien.
-Ay, no, cómo lo ves así, si...
El chico ocurrente, insolente y sin argumentos más que la sola idea de llevar la contraria interrumpió.
-Pues depende de cómo lo veas.
-Pueden decir lo que quieran, pero "de" es una preposición que indica pertenencia, y eso es algo que, por mucho que intenten justificar, va a seguir siendo.
Nadie dijo nada.
La lectura continuó.
-"Una familia compuesta"-decía el escrito-"es aquella conformada por dos personas con hijos de matrimonios anteriores que deciden vivir juntando las dos familias".
El arrebatado ojiazul dejó ver sus complejos y al terminar la frase ladró:
-Eso es una tontería y obviamente no funcionaría ¿a qué clase de idiota se le ocurriría?
-No lo sé -la voz fue incisiva y delicada- Quizás, depende de cómo lo veas.

11 comentarios:

  1. T^T eso del dinero es un tormento y cualquier cosa me lo recuerda, en mi caso no tengo que pagar cuentas pero tengo que "administrar" el dinero que me da mi papá para la escuela y pues bueno... no se en que demonios lo gasto (de seguro comida) por que al final me quedo sin nada jajaja y mira que ya necesito zapatos y mi madre se puso en plan pesado de que no me va a comprar los que yo quiero, lo peor del caso es que ni siquiera puedo trabajar y no es por que no quiera(¬¬ malditos horarios).

    Yo opino que deberías ir por la calle preguntando a las personas si quieren saber tu nombre y si te responden afirmativamente les cobres 5 pesos xD jajaja (sí lo se, es muy estúpido) una entradita extra nunca está de mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Administrar el dinero en general es lo ojeise u___u
      Si fuera mínimamente redituable que la gente me pagara por saber mi nombre lo consideraría porque, diablos, un ingreso extra me iría bien D:

      Eliminar
  2. me dieron unos potentes escalofríos con el nombre de cinco pesos .__.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste releerlo por si había algo creepy oculto y salió un prompt para otro escrito, sin embargo no estoy segura de por qué te escalofrió??? D:

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ///blushblush
      *se tapa con un rebozo*
      Gracias~~

      Eliminar
  4. Aquí en varias iglesias ya no permiten arrojar arroz por las palomas y bueno... las consecuencias.
    En eso del dinero me siento identificada, y más con que no dejo de escuchar lo "difícil" que está la situación. De recortes de personal, que te piden experiencia pero no te dejan hacerla. Solo espero no caer en un colapso nervioso cuando logre titularme, que una vez comprado el ideal de "vida tranquila y solvente" se compra es difícil dejarlo. Igual tampoco quiero atarme pero pffs, de algo hay que vivir, aunque ese ideal en un punto signifique que, como dices (o más bien lo que interpreté), dejamos de ser dueños de nosotros mismos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que en general ya no se permite arrojar arroz, pero, tú sabes, la brecha generacional se abre y no soy buena lidiando con esas cosas orz
      Anda, mira D: mi punto era bien "momantai", como "ese dinero va a seguir fluyendo, pasará de tus manos a las de otro y no se quedará con nadie, siempre tendrá nuevo dueño, así que ¿para qué encariñarte con el dinero? Déjalo que haga lo que está destinado y sigue viviendo"

      Eliminar
  5. Eso del dinero me recuerda a una historieta de Liniers donde iban dos personajes hablando de los pagos que tenían que hacer y en un momento uno dice que creía que tenía muchas cosas, pero al final era que las cosas lo tenían a él. Y es que es muy triste. Uno pasa horas trabajando y termina super agotada, para que al final lo poco que ganes ese día, termina siendo para otra persona...

    Eso de los cinto pesos suena algo creepy. Si me hubiera pasado a mí, seguro le habría dado al chico la mirada más extraña del mundo y me hubiese ido lo más rápido que pueda del lugar xD Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diaaaablooos D: Yo no quise escribir la parte en la que yo reflexionaba porque creí que sí estaba claro mi punto, pero creo que lo único que hice fue deprimirlos en vez de mostrarles la grandiosa cosa que aprendí acerca de cómo uno no debe aferrarse al dinero ni lamentarse por su inversión y flujo u_u
      Osea, no fue exprofeso que me dijo el chico "te doy cinco pesos por tu nombre" de verdad sólo fue como "hey, se te cayó aaaaalgoooo" y luego "uuuh... *blush blush* cómo te llamas?"

      *huuuuuuuuuug*

      Eliminar
    2. Jajajaja Es que para mí es bastante deprimente porque siempre quiero comprarme libros y cuando me doy cuenta, toda mi plata se fue en comida o gastos facultativos. Y es que para una bibliófila como yo, no hay anda más triste que no poder comprarse un libro :( Jajaja

      Eliminar